viernes, 17 de febrero de 2012

Soy mio, de nadie más.

A veces me dan ganas de irme lejos, de no tener contacto alguno con la humanidad.
Ellos me vuelven loco, me hacen respirar a un ritmo diferente del que yo quisiera.
Me gustaría poder elegir bien mis palabras para que me entiendan un poco más.
Siento una necesidad de libertad conmigo mismo, una necesidad de no-dependencia emocional para el resto de mi vida.
Quiero poder sentirme pleno y regalarme a mí mismo una sonrisa, estoy incubando una etapa narcisista de mi vida.
No quiero que nadie se enamore de mí, ni yo enamorarme de nadie, sinceramente no lo necesito ni lo quiero.
Estar atado nuevamente a otra persona me da nauseas, me da escalofríos, me pone de mal humor el solo echo de pensarlo.
Porque?
No tengo ganas de confiar nuevamente, o incurrir en otro error en mi vida, por lo menos por el momento, ya tuve suficientes en mi corta vida.
Soy mio, de nadie más.